Capilla de Santa Kinga. Su altar contiene una reliquia 
del Papa Juan Pablo II. (Una gota de sangre).

Otro de los lugares que visitamos durante el Road Trip y que merece un Post específico  por su grandeza y belleza son las Minas de Sal de Wielicka (Polonia). Es increíble que lo que comenzó siendo una mina de sal se haya convertido en una verdadera obra de arte subterránea. Algunas salas son realmente majestuosas,  cuando entras te sientes como si estuvieras dentro de una escena de  "El señor de los anillos" o  "Juego de Tronos".

Son las minas de sal subterráneas más antiguas del mundo, se incluyeron en la primera lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1978. Tienen una profundidad de 327 metros, dispuestos en 9 niveles y sus galerías cubren  un total de 300 kilómetros... sí, 300 kilómetros.   

\\ ¿Cómo organizar la visita? \\
  • Agencia - Puedes contratarlo en cualquier agencia de Cracovia. Tiene un precio de 130 Zlotis (30€). Incluye el desplazamiento, entradas y guía. Casi todas las agencias también ofertan un pack en el que visitas las minas y el campo de concentración de Auschwitz en el mismo día por 250 Zlotis (58€), éste  no lo recomiendo, demasiadas cosas que ver en tan poco tiempo. Contratar a través de agencia es la forma más cómoda de visitar las minas si no dispones de vehículo propio para desplazarte,  se encuentran en el pueblo de Wieliczka, a 15 Km de Cracovia.

  • Por cuenta propia - si sois un grupo de amigos y tenéis coche ésta es la opción perfecta (también hay servicio de autobuses y tren). Supuéstamente hay un tour de habla española al día aunque cuando llegamos  nos dijeron que hasta Abril no había. Lo ideal es contratar un tour privado. Tiene un precio de 400 Zlotis (93 €) al que hay que sumarle el precio de la entrada que son 55 Zlotis (12,81 €).
  • Parking - Es de pago. (1,50 Euros por hora).

\\ Acceso a las Minas de Sal \\

Al disponer de coche nosotros organizamos la visita por nuestra cuenta. Como necesitábamos una guía de habla "española" lo teníamos más complicado, así que decidimos presentarnos allí justo para la hora de apertura, las 8 AM. Así fue más fácil solicitar un Tour en español. Como no había grupo disponible hasta Abril, nos recomendaron el tour privado, pero antes tenían que confirmar disponibilidad. La encargada de la taquilla hizo una llamada y al momento nos confirmó que tenía una guía disponible pero que teníamos que esperar 45 minutos. Aprovechamos ese tiempo para desayunar en la cafetería que hay en el holl de entrada (tiene free wifi). 

Como he especificado antes, el precio de un guía privado es de 400 Zlotis más 55 Zlotis de la entrada. Éramos cuatro  por lo que finalmente nos salió a cada uno por 36 Euros, 6 Euros más que si lo contratas por agencia, así que merece la pena y mucho poder realizar el tour de forma privada, a tu ritmo y con un guía privado para tí  y tus amigos. Además pudimos realizar el tour "largo", ya que cuando lo haces en un grupo grande hay una parte de la mina que no se visita. En esa parte estábamos solo nosotros, no había nadie y ahí puedes ver  pasadizos y salas estupendas, muchas de ellas contenían artefactos que antiguamente utilizaban para bombear el agua y extraer la sal al exterior.

El museo oferta diferentes tours, el que realizamos nosotros es el turístico, pero hay uno más "movidito" en el que experimentas como era el día de un minero. Si estáis interesados en ver los tours disponibles pincha aquí para acceder a la página oficial.  

Para poder realizar fotos hay que pagar 10 Zlotis (2,33 €) por cámara. Te  dan una pegatina para identificarte. 

\\ Visita Privada Wieliczka \\

Tardamos 4 horas en realizar el tour turístico más el museo de las Salinas de Cracovia (este laberinto de galerías no suele ser visitado cuando se va en grupo).

Nada más comenzar la visita debes bajar por unas escaleras de madera, unos 64 metros (380 peldaños), impresiona muchísimo asomarse por el hueco de la escalera ¡parece que no termina nunca!. Antes no existía esta escalera y los mineros bajaban agarrados a una cuerda y con una simple lámpara de aceite, imaginar que situación.


Escalera hacia las entrañas de la tierra.  

Poco a poco vas adentrándote en la tierra pero al contrario de lo que suponía, el aire que se respira no es para nada cargado, es un aire fresco y además sano, ésto es debido a la multitud de respiraderos que existen en la mina y sobre todo a la sal. El doctor Feliks Boczkowski creó en el año 1826 el primer centro salino. Hoy en día sigue en funcionamiento y sobre todo se trata a personas que sufren de asma.

Una vez que bajas todas las escaleras llegas al Pozo Danilowicza, el inicio de la ruta turística. Lo primero que ves es un largo túnel escabado en la piedra y si te fijas en la pared puedes reconocer claramente bloques de sal. Algunas zonas están "apuntaladas" con grandes troncos que refuerzan los pasillos. Llama la atención la "textura" que tienen los maderos, es como si fueran "de piedra", ésto es debido a que la sal con el paso del tiempo y la humedad se fija en la madera dándole este aspecto.  


Seguimos avanzando y llegamos a la sala de Nicolás Copérnico, dónde se encuentra la escultura en honor a su 500 cumpleaños. En su época Copérnico visitó las minas personalmente. Ésta es la primera de las múltiples esculturas de sal que se ven  durante todo el recorrido. 

Nicolás Copérnico.

Santa Kinga, dice la leyenda que un día Kinga tiró su anillo de compromiso en la mina Maramuresz. De forma "mágica", tanto los yacimientos de sal como el propio anillo se trasladaron a Wieliczka y éste fue hallado en el primer bloque de sal que se extrajo de la mina.


En algunas zonas hay recreaciones de la maquinaria y trabajos que realizaban los mineros.


Debido a la profundidad, de las minas mana agua por todas partes y tienen que extraerla para que las minas no se inunden.

Escaleras por las que los mineros accedían a los diferentes niveles.

La Capilla de Santa Kinga es sin duda la cámara más famosa de las Minas. Con sus 54 metros de largo, 17 de ancho y 11 de alto ésta joya arquitectónica se encuentra a 101 metros de profundidad y la convierte en la capilla bajo tierra más grande del mundo. Lo más sorprendente es que fueron sólo tres los artesanos que trabajaron en su construcción  (los hermanos Markowski y Antoni Wyrodek) que dedicaron toda su vida a la construcción de esta capilla. 


Lámparas totalmente hechas con  sal. 


Nuestra guía nos dio 10 minutos para poder observar más de cerca cada una de las esculturas, relieves, lámparas... todo ello hecho exclusivamente de sal. En esta capilla justo debajo del altar se encuentra la reliquia de sangre del Papa Juan Pablo II y al fondo de la capilla una escultura en honor al Papa polaco. 


Detalle de la Reliquia de sangre de Juan Pablo II.

Todo el grupo de expedición al completo. 

Ahora 
seguro que os estaréis preguntando ¿porqué hay capillas en una mina? estas minas comenzaron a construirse en el Siglo XIII, en plena Edad Media (aunque ya en la prehistoria había asentamientos en la zona en las que extraían la sal que manaba de manantiales), en aquella época la tasa de mortalidad en la mina era muy alta y los trabajadores comenzaron a construir "capillas" donde poder rezar y reunirse. 

Suelo a la salida de la Capilla de Santa Kinga hecho con bloques de sal.
Tras ver la Capilla de Santa Kinga nuestra siguiente parada fue la Cámara Baracz, que con su lago de aguas cristalinas y el efecto de las luces, colocadas estratégicamente, le dan un aspecto mágico.

Cámara Baracz, con su lago de agua extremadamente salada.

Después de ver estas dos cámaras pensé que ya  nada me sorprendería, ¡que equivocada estaba!, la cámara siguiente directamente hiela la sangre. Ni mucho menos te imaginas lo que vas a ver, accedes a traves de una pequeña puerta y subes una escalinata que no hace más que pronunciar aún más la altura de la monstruosa sala,  estoy hablando de la cámara Michalowice. La vista recae primero en la grandiosa lámpara pero cuando finalmente accedes a la sala sientes como si estuvieras en Moria la Gran Mina construida por los Enanos en "El señor de los anillos"... es un espectáculo. Las maderas blancas que sostienen la camara  de 30 metros de altura crean una maravillosa imágen. Las fotos no reflejan lo realmente impresionante que es. Publiqué en snapchat un vídeo de esta cámara, mi favorita.  







Gruta de Józef Piłsudski, hace tiempo se podía navegar por su lago hasta que un día varios turistas ebrios cayeron al agua y se ahogaron. 




Aquí finaliza el Tour "oficial" y que suelen realizar todos los grupos (3 horas aproximadamente). En cambio nosotros al haber contratado un Tour privado realizamos un trayecto de una hora más por un laberinto de galerías que contiene el museo de las Salinas de Cracovia.  

Al terminar ascendimos al mundo exterior a través de un ascensor minero que daba un poco de claustrofobia, oscuro y sobre todo muy pequeño. 
Las Minas de Wieliczka en sí mismas son una maravilla, no sólo por todas las obras artísitcas que contienen sino por la increíble infraestructura que tienen, es increíble pensar que en la Edad Media con los medios tan limitados de los que disponían consiguieran algo tan majestuoso. Si os dejáis caer por Polonia ésta es una visita que recomiendo al 100% . 

¿Conocíais estas minas?

¿Qué os han parecido? ¿Las apuntáis como un posible próximo destino? 







10 comentarios

  1. Madre mía que fotazas y que lugar más chulo. Me has dejado con unas ganas enormes de ir jaja genial es post guapa. Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola !!! parece sacado de un libro de ciencia ficción...
      Es una pasada. Muchas gracias por leerme siempre :) Un beso.

      Eliminar
  2. Hola!

    Qué lugar más espectacular! Me han encantado las lámparas de... sal??? Qué pasada!!! Y la estructura de madera es impresionante.

    Preciosas fotos y post muy bien detallado
    Muxutxos | Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anna!!!!
      <3 siiii intenté detallar todo lo mejor posible.
      Un beso y Gracias por pasarte siempre por el Blog!!

      Eliminar
  3. Nunca habia escuchado hablar de este sitio y me has enamorado!!! Tengo que visitarlo!


    XOXO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apuntado queda!!! jeje :)
      Es una experiencia única.

      Eliminar
  4. Un lugar precioso y espectacular!! Me ha gustado mucho, besos

    ResponderEliminar
  5. Es un lugar espectacular. Yo no fui en los 10 meses que estuve en Cracovia porque la gente decía que no merecía la pena y cuando fueron mis padres a visitarme el día que fueron yo tenía clase y no pude ir con ellos... Las fotos que sacaron son espectaculares, igual que las tuyas. Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡ Hola Iria !
      Jo, que rabia... en estos casos es mejor no hacer caso a la gente e ir tú misma a comprobarlo. PSeguro que en un futuro podrás visitarlo :) Un beso y gracias por comentar.
      SARA

      Eliminar

SUBIR ARRIBA
Saramkup © - DISEÑO POR HERPARK