28.7.15

Uganda #Day2 : Un día conviviendo con Chimpancés. Parque Nacional Kibale Forest.

COMPARTIR


El Parque Nacional Kibale Forest es conocido por albergar  un gran número de familias de chimpancés. 
Este parque se basa en el "turismo sostenible", es decir, todo el dinero recaudado con los turistas es invertido en la conservación del Parque Nacional y las familias de chimpancés que residen en él. 

Antes de entrar en la selva y comenzar a rastrear a los chimpancés, el ranger da una charla informativa sobre las normas y recomendaciones a seguir, alguna de ellas son: no huir, nunca mirar fijamente a los ojos, no tocar (ellos si te pueden tocarte a ti), mantener una distancia de seguridad (pero si ellos se acercan a ti no debes huir)... 


Centro base donde recibes la charla.

También te informa sobre el grupo con el que vas a convivir a lo largo del día, el nuestro era muy grande, de unos 25 miembros, pero durante el día se separan en pequeños grupos de expedición para buscar alimento aunque sigen continuamente en contacto, bien comunicándose de forma oral o haciendo uso de unos arboles cuyas raíces se encuentran conectadas (ellos los golpean y el mensaje llega a  varios kilómetros de distancia.)

En total éramos un grupo de cinco personas. Lo bueno de realizar este tipo de safari es que no puede haber más de cuatro turistas. Existe otra opción más económica en la que reúnen más turistas pero apenas puedes observarlos y una vez que los encuentras sólo estás unos minutos y si no tienes suerte los verás en los árboles, y creerme, merece la pena estar con ellos algo más.  

Hay bastantes familias en el parque pero no todas están habituadas a la presencia del ser humano y lo normal es que si ven uno se escondan o huyan.

Ahora os cuento mi maravillosa experiencia.

Eran las 7 de la mañana y aún de noche cuando nos adentramos en la selva, no se veía mucho, así que íbamos bien "pegaditos" a nuestra ranger ¡¡jajaja!!. Poco a poco fue amaneciendo,  ver como la selva se iluminaba y iba cogiendo color, los sonidos, su olor, la humedad... ¡era como estar en otro mundo!.




Al cabo de tres horas caminando sin parar y a veces corriendo porque los oíamos y teníamos que cambiar de rumbo pudimos alcanzar a uno de los "grupos de expedición". Nunca olvidaremos ese primer encuentro, estaba sentado justo de espaldas, a contra luz, su silueta era como la de una persona. Nos fuimos acercando poco a poco, estábamos a unos 5 metros de distancia, giró un poco la cabeza y nos miro de refilón, con una mirada de indiferencia. Él estaba a lo suyo, patrullando mirando la arboleda, sus ojos se movían sin parar... cuando te miraban te quedabas asombrado porque sólo mirándole a los ojos te dabas cuenta de la inteligencia que desprendían... (sí, los miré o los ojos, es inevitable). Junto a él en el tronco de un árbol caído había otros dos ejemplares acicalándose antes de comenzar el día, uno de ellos era el macho dominante del grupo, era muy mayor (nuestra ranger nos contó que aproximadamente tenía 50 años) y tenía un ojo totalmente blanco, pero aún así se le veía ágil y fuerte.




Pudimos observarlos tranquilamente durante unos minutos, era muy divertido ver como se acicalaban, hasta que de repente el primero que vimos y que nos estaba dando la espalda decidió ponernos a prueba y darnos un pequeño susto, cogió una gran rama de un árbol y comenzó a agitarla, como vio que no nos movíamos decidió correr hacia nosotros y a tan sólo dos metros se paró y dio un fuerte golpe en un tronco. La pareja que se estaba acicalando se levantó e inició la marcha hasta otra zona del bosque y el que intentó asustarnos se unió a ellos, así que nosotros comenzamos a seguirlos hasta que llegamos a una zona dónde se encontraban un grupo de hembras con sus crías. 















 Era increíble ver como se desplazan a través de la jungla, son muy muy rápidos y fuertes. Las hembras con crías son muy  tímidas, no las ponen en riesgo, en cambio los machos son algo más "atrevidos", aunque como las personas también tienen distintas personalidades muy marcadas. Había un macho al que no le importaba que te acercaras e incluso a mi me parecía que ¡posaba para las cámaras!.



Otro macho del grupo también amante de las cámaras, incluso nos enseñaba sus dientes.


Pose haciéndose el interesante incluida... No me acuerdo de como se llamaba pero la verdad que disfruté un montón fotografiandole, era super tranquilo y no dejaba de mirar a cámara. Incluso se echó una mini siesta  a 5 metros de distancia de mí. 







¡Hora de la ducha! El trenecito XD


Al cabo de un rato pudimos ver como el grupo se iba reuniendo, fue algo asombroso.
Se estaban organizando a través de señas, gestos, sonidos, y... ¡¡tuvimos la suerte de ver como cazaban!!. Algo muy raro y que casi nunca se ve. Los chimpancés suelen cazar una vez a la semana como mucho. Su objetivo era un grupo de monos machos,en concreto de colobo rojo central. Fue muy emocionante pero a la vez  rezaba por que esos pequeño se salvaran, se que es ley de vida pero no quería ver como lo destrozaban. Una cosa es verlo a través de la televisión y otra a unos pocos metros de distancia. 



Me da un poco de corte... la voz "noña" que se escucha soy yo sufriendo por el colobo.


Este es nuestro amigo "Totti" que nos dio unos cuantos sustos, aunque en realidad el no estaba interesado en nosotros sino más bien en los monos que en esos momentos estaban sobre nuestras cabezas. 


Otra carrera más de Totti. Al final le cogimos cariño :D


Totti algo más "tranquilito".

Éste tipo de selva es llana, no es como la de los gorilas que están en montaña, pero aún así 10 horas caminado a través de la jungla (sólo paramos 30 minutos para comer) es una verdadera pasada. No te das cuenta del trabajo que realizas hasta que llegas al hotel y te empiezan a dar calambres en las piernas (en la vida me había ocurrido) pero de verdad que no eres consciente mientras estas allí. La experiencia te absorbe tanto que no te duele nada.  



Aquí les podéis ver más tranquilos y juguetones :) se acercaban a vernos. 



Intentábamos que nunca estuvieran sobre nuestras cabezas por que sino podrían marcar territorio y ya sabéis lo que conlleva. 



Como no consiguieron capturar al mono decidieron ir a "probar suerte" al territorio de otro grupo de chimpancés y robarles su comida, así que nosotros también nos unimos a la expedición. Íbamos en línea unos detrás de otros (nosotros cerrando la cola, parecíamos miembros del grupo,aunque nos ignoraban por completo). En ese momento iban calladitos ¡jajaja! ni un suspiro para que no les descubrieran. El territorio de la otra familia comenzaba al otro lado de la carretera. 






Con nuestra Ranger. 
Lleva un rifle ante la posible amenaza de elefante o búfalo,
dado el caso dispararía al aire, nunca
 contra un animal.

En esa zona había algo más de fruta y se pusieron morados, eso sí estaban continuamente alerta. No hacían ruido ni al comer. A nosotros también se nos pegó y apenas hablábamos ¡jajaja!, sólo faltaba que nos descubriera el otro grupo, y ya si que hubiéramos tenido un día completito, ya que entonces se enfrentan para expulsarles del territorio.




Sobre Uganda y los chimpancés...

Uganda es un país que tiene una gran población y sigue en aumento, para que os hagáis una idea el 70 % de la población es menor de 18 años... incluso a través de la radio "el estado" incita a tener hijos sin cesar (no entiendo el idioma, pero me lo contó mi guía y gente europea que vive en Uganda). Ésto en el fondo es un problema  ya que la población busca otros territorios para subsistir y por tanto tierras en las que cultivar alimentos para sobrevivir... yo no lo critico, me parece normal, pero claro ha llegado un momento en el que están internándose en la selva, la talan y la queman. 
Una verdadera catástrofe, los chimpancés huyen en busca de nuevas zonas de selva pero ha llegado un momento en el que algunos grupos están totalmente aislados y no pueden relacionarse con otros ni buscar nuevas zonas de alimento ya que la selva colindante ha desaparecido. 

Para que entendáis la gravedad de la situación os cuento esta anécdota:
Hace unos meses en un  poblado en las inmediaciones de Kibale Forest una hembra de chimpancé se llevó un bebé de 6 meses que estaba en su cuna. La familia dio la voz de alarma y los ranger fueron los encargados de rescatar el bebé. El rescate fue fácil  y simplemente se acercaron al grupo de chimpancés, la hembra bajo del árbol y dejó al bebé en el suelo totalmente ileso. 

Ésto no es algo que ocurra habitualmente, los chimpancés no se acercan a los poblados, pero actualmente viendo lo rápido que se están adentrando en la selva va ser prácticamente imposible evitar el contacto humanos/chimpancé ya que ¡hay personas en todos lados!. 
Pero bueno pensándolo fríamente esto es lo que ocurre cuando un país se desarrolla, todos sus recursos naturales se explotan, sólo esperemos que sigan recibiendo turismo para que el "estado" vea rentable mantener estos parajes idílicos junto con su fauna. Y que uno de nuestros antepasados  no desaparezca. 


¿Qué os ha parecido este post? ¿Y los vídeos?

Con ellos he estrenado mi pagina de youtube, 
a ver si algún día me animo y publico algún tutorial de maquillaje :P  
La calidad de los vídeos se pierde al subirlos en Youtube y también siento el movimiento pero con los nervios no tenía muy buen pulso. 

5 comentarios

  1. Me encantaría poder hacer algún día un viaje como ése! :))

    ResponderEliminar
  2. Que chula la experiencia y lo detallado que has contado todo Sara.
    Tiene que ser increible tenerlos tan cerca, a mi me gustaría algún día hacer este viaje.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rocío!! :D
      es una pasada... ya no solo observarlos sino estar en la selva tropical <3 ¡es algo increíble!
      Muchas gracias por leerlo :)

      Eliminar
  3. Pero qué cerca estábais Sara! Puf, cuando se ponen a gritar... qué miedo!
    Tiene que ser una experiencia increíble pero no sé yo si me animaría.... ;)

    ResponderEliminar

SUBIR ARRIBA
Saramkup © - DISEÑO POR HERPARK